miércoles, 29 de agosto de 2012

blog http://www.notasdefutbol.com/selecciones/cruyff-y-maradona-ya-no-tienen-el-tiron-de-antes-las-selecciones-autonomicas-tampoco

blog

cruyff-maradona.jpg
El pasado martes se jugó el partido amistoso entre Catalunya y Argentina en el Camp Nou. Frente a frente un buen número de jugadores verdaderamente atractivos: Valdés, Piqué, Puyol, Xavi, SGS08 (Sergio González para los que no siguen mis posts del Dépor), Gago, Banega, Di María, Palermo, Higuaín... ¡hasta la vuelta de Oleguer al Camp Nou! Y por encima de todos ellos, dos de los cuatro ex-futbolistas que la Historia ha puesto en lo más alto, el holandés Johan Cruyff y el argentino Diego Armando Maradona.

El retorno de ambos al Camp Nou como entrenadores (o, más bien, seleccionadores) parecía que iba a despertar un gran interés, o morbo, más bien. Sobre todo en el caso de Johan, uno de los mejores personajes que ha disfrutado y sufrido el barcelonismo. Así que recapitulemos: algunos de los mejores jugadores del mundo, un escenario inigualable, dos seleccionadores de lo más morboso, un trasfondo de reivindicación política… Todo ello “sólo” atrajo a 53.000 espectadores. Por cierto, la pachanga acabó con victoria catalana por 4-2, goles de Sergio García, Bojan, Sergio González y Moisés Hurtado para la Selecció, y de Pastore y Di María para la albiceleste.

No quiero entrar en cuestiones políticas, así que dejaré de lado el tema nacionalista y me centraré en algunas cuestiones pseudosociológicas. Puede que el frío haya influido en la asistencia, pero como ya dijo la insigne filósofa Ana Botella, “Es Invierno y nieva”... Otra razón puede ser el rigor económico que impone la crisis, pero tampoco creo que las entradas fueran muy caras… Puede que no hayan asistido muchos culés por tener un paladar tan acostumbrado a banquetes que no les apetece asistir a un pic-nic, pero se supone que a este partido va gente de toda Catalunya… Así que las razones que invitaban a no ir, debían ser compensadas, a priori, por el tirón de dos figuras como el Catorce holandés y el Diez argentino. Y no fue así. Se superó por poco la media entrada, muy lejos pues de los llenos que hubo en ocasiones anteriores.

El Pelusa ya no interesa a casi nadie
. A la prensa de su país, sí, e incluso a la de España, porque siempre viene bien meter algún quilombo maradoniano para rellenar periódicos o programas, pero ya no tanto al público. Es una caricatura de lo que fue, un trastornado peleado con el mundo y consigo mismo, un muñeco roto, una víctima de las necesidades argentinas de tener un héroe al que agarrarse en medio de tanto dictador y demócrata corrupto. Su último exabrupto, aquello de Que la sigan chupando, es una excelente prueba de lo que es, hoy por hoy, el otrora dios del fútbol. Por aquello fue sancionado temporalmente y no pudo formar parte de la expedición argentina a Barcelona a nivel público. Los de la FIFA se quedaron cortos por miedo a poner en su sitio a Maradona, que no deja de ser un producto que les hace ganar dinero; yo lo hubiera sancionado de por vida, impidiéndole a volver a entrenar, al menos, fuera de Argentina.

El Flaco es el demiurgo que marcó el camino que ha llevado al Barcelona a ser ya no sólo el mejor equipo de fútbol de los últimos veinte años, sino a ser un club con una estructura deportiva que es la envidia de todo el mundo. Durante muchos años ha tenido un papel en la sombra, una ascendencia sobre el devenir del club difícil de medir, siendo, cuando menos, una especie de salvaguarda de la filosofía (más aun desde la llegada de Laporta). Pero hoy por hoy, tengo la sensación de que la mitad del barcelonismo se ha cansado del gurú holandés y la otra mitad ha encontrado un nuevo gurú en Pep Guardiola. Sin entrar en el hecho de que sea seleccionador a pesar de ser un holandés (y ciudadano catalán) que no ha asimilado mucho de la idiosincrasia nacionalista, que no habla catalán ni lo hablará y demás…

Así que este partido me parece la demostración de que Cruyff y Maradona ya no tienen el tirón de antes, ya no llenan estadios. Son personajes del pasado, figuras de las que nos encanta recordar sus goles, sus regates, sus anécdotas, sus triunfos… Pero hoy por hoy, el público ya los ha colocado dentro de la Historia, de la mitología, del imaginario colectivo, y ya no saldrán de ahí. Son recuerdos que la gente prefiere tener en la memoria que en la portada del periódico.

Y antes de acabar me gustaría dejar un bosquejo de un tema que quizá merece una reflexión más profunda. Este año sólo Catalunya ha jugado el partido navideño que se estaba convirtiendo en costumbre estatal en los últimos años. Ni siquiera Euskadi y mucho menos Galicia, a la que la Selección Irmandiña le duró lo que duró el gobierno PSOE-BNG. En los últimos años hemos visto partidos de casi todas las selecciones autonómicas, incluidas algunas que se estrenaron en estas lides ya en el siglo XXI. Pero en 2009 han desaparecido del mapa, casi todas detrás del argumento de “no hay dinero”. Luego, en muchos casos, o no hubo verdadera voluntad, lo que hubiera pasado por encima de las penurias económicas, o es que en su momento había más interés económico que otra cosa…

Foto | rtve.es

Visita este Funny videos